Y ahora, ¿qué?

septiembre 28, 2015

Os dejo el post que escribí hace poco para Valencia Runner. Después del maratón.

Reflexiona y ojalá me cuentes que te parece.

 

Y ahora, ¿qué?

Es la pregunta que me hice un par de días después de cruzar la línea de mi primer Ironman, en Frankfurt, el 5 de julio. Justo la misma pregunta que me hice cuando acabé mi primer maratón, allá por noviembre 2011, en Valencia.

Creo que es una pregunta que nos hacemos muchos de nosotros cuando alcanzamos un reto muy importante para nosotros por primera vez, sea la distancia que sea y con el tiempo que sea, sinceramente eso es lo de menos (siempre digo que unos acabarán por delante y otros por detrás de nosotros). Al conseguir esa meta, automáticamente todos pensamos en otro reto, en superarnos de nuevo. Este pensamiento casi siempre se va en la dirección de recorrer una distancia mayor, más kilómetros, y más a día de hoy que todos queremos ser maratonianos, ironman, ultraman y superman!

A mi lo que realmente me gusta de todo esto es superarme, en el sentido más amplio de la palabra, tanto a nivel personal como profesional. Esto lo consigo en cualquier carrera, sea de la distancia que sea, y lo que para mí es más importante, disfruto superándome en cada entrenamiento, saboreo tanto la compañía de los amigos como los kilómetros en soledad. Para mí esa es la clave del éxito, pues yo considero un éxito practicar deporte con regularidad, me siento un afortunado y no siento presión por hacer una determinada carrera o distancia.

MVI_0531.MOV

 

Después del maratón

Es por esto que para mi la pregunta “Y ahora, ¿qué?” tiene una fácil respuesta. Y ahora lo que toca es seguir disfrutando y superándome, como cada día. No necesito ampliar distancia, por el momento no… mis próximos objetivos son el Maratón de Valencia, que será mi sexto maratón, y el Ironman de Lanzarote, será mi segundo y será en mayo. Es decir, voy a repetir distancias, ya que lo que necesito es seguir divirtiéndome de cada entrenamiento con los amigos, necesito superarme y entregarme en cada paso que de, no en hacer mayores distancias porque todos lo hagan.