¿Qué va primero… trabajo o visibilidad?

octubre 26, 2016

No soy de analizar a nadie en las redes, no soy de seguir blogs, de hecho no sigo el blog de nadie. Me gusta tropezar con artículos interesantes, me fío de mi ojo crítico. Guardo artículos en mi “pocket”, tanto en inglés como en español, y cuando tengo un rato los leo.
Hombre, parece interesante. Acabo de tropezar contigo en las redes y has despertado mi atención. Bien hecho. 
Echo un vistazo a tu blog. Tienes contenido interesante, se nota que dominas la temática de la que hablas. Y tienes mucha visibilidad y muchos artículos y consejos, pareces un profesional de tu área. En tus redes hay muchos videos explicando estrategias, conceptos… Das impresión de ser un referente y la gente te sigue e interactúa contigo, definitivamente eres muy visible.
Voy a empezar a seguirte, pareces alguien sabe lo que dice. 
Pasa un tiempo y vuelves a llamar mi atención, está vez de manera no tan positiva… veo que no hablas de clientes, de marcas, de proyectos y del trabajo que realmente haces. Entonces me pregunto realmente hay un trabajo importante detrás? O estás tratando de ser visible como estrategia de captación de clientes?

Trabajo o visibilidad

Para mí no hay duda, mi visibilidad y de lo que hablo es la parte que enseño del trabajo que llevo realizando durante muchos años, durante muchas horas cada día, con proyectos reales con clientes y con negociaciones que no siempre son fáciles de gestionar. De hecho muchas veces no me da tiempo a alimentar mis redes. ¿El motivo? El trabajo y el entrenamiento no me lo permiten, no me dejan tiempo y mi cabeza no da para más. Mis prioridades son familia, trabajo, deporte, descanso y ya si eso comunicar. Mis clientes ocupan una parte muy importante en mi día a día y en de las agencias en las que dirijo.
Para mí esto es lo realmente importante, el trabajo que realizas cada día. No la visibilidad que tengas en la redes y como lo cuentes. Eso para mi es un paso que viene detrás. Insisto, es mi manera de entender las redes.
Por el lado contrario me encanta conocer a gente que no usas redes pero son trabajadores a otro nivel, saben de su trabajo, trabajan a tope cada día y tomar un café con ellos es como leer una enciclopedia.
Con esto no quiero decir que las redes y blog no sirven para nada, de hecho yo soy bastante activo en redes sociales y últimamente estoy siendo más consistente en mis artículos y en mi redes. Lo que digo es que todo esto debe estar amparado con un trabajo potente detrás. Las redes son buenas si eres capaz de sacarle partido, rentabilizar tu tiempo y generar más negocio con ello.
Una de las grandes satisfacciones que me he llevado últimamente en dos proyectos ha sido que el cliente me conocía antes de empezar a negociar. Conocía mi blog, sabía de mi manera de afrontar la vida, de los proyectos que dirijo y de las pruebas deportivas a las que me enfrento. Esto para mi es hacer rentable mi esfuerzo en la gestión de mi marca personal.
Recuerda que el principal indicador para medir el éxito no son los seguidores que tienes ni los likes. Es la cuenta bancaria.