Vivir el momento presente

octubre 5, 2016

Por desgracia a todos nos invade la inmovilización de tener muchas cosas que hacer y no poder planificar, o peor aún no cumplir esa planificación. Los momentos no llegan, entras en procastinación y no tachas tareas de tu lista de pendientes.

Vivir el momento presente

Una de las maneras de combatir la inmovilización por pequeña que sea es aprender a vivir en el momento presente. Es ponerte en contacto con tu ahora, si lo piensas te das cuenta que no hay otro momento que puedas vivir. El ahora es todo lo que hay y el futuro es simplemente otro momento presente que viviremos más adelante. Y una cosa segura, que no puedes vivirlo hasta que aparece realmente. El problema reside en el hecho de que vivimos en una cultura que quita importancia al presente, al ahora.
Ahorra para el futuro.
Piensa en las consecuencias.
No seas hedonista.
Piensa en el mañana.
Prepararse para la jubilación.
Evitar el momento presente es casi una enfermedad en nuestra cultura y continuamente se nos condiciona a sacrificar el presente por el futuro. Si llevamos esta actitud a sus conclusiones lógicas, nos daremos cuenta que se trata no sólo de evitar el disfrute del ahora si no de evadirse para siempre de la felicidad, pues nunca llega. Cuando llega el futuro éste se convierte en presente y debemos usarlo para preparar el futuro… ¿me sigues? Es la pescadilla que se muerde la cola. Por lo tanto la felicidad nunca llega, es algo que llegará más adelante, jamás la tendrás delante porque la sigues retrasando y piensas que está por llegar.
Pero… ¿y si le damos la vuelta a la tortilla?
¿Y si tratamos de vivir el momento presente?
Absorbe todo lo que te brinda el momento presente y desconecta del pasado que ya no existe y del futuro que llegará a su debido tiempo. Y piensa que recordar, desear, esperar, lamentar y arrepentirse son las tácticas más usuales y más peligrosas para evadir el presente.

Este evasión del presente conduce a una idealización del futuro, tendemos a pensar que en algún momento la vida cambiará y en el futuro encontraremos la felicidad, momento que nunca llega porque es una actitud mental. Este pensamiento sólo lo podemos cambiar si actuamos sobre el momento presente, el ahora.

El momento presente no vuelve, aprovéchalo. #hazloporti