#TriFuenteÁlamo – El triatlón de los triatletas

mayo 7, 2015

Dicen que, el Triatlón Fuente Álamo, es el mejor triatlón de España. Eso dicen todos los que lo han hecho. Y yo, ahora que he participado, lo afirmo.

Siempre se dice que el triatlón es un deporte caro, ya no por el material que necesitas, si no por el coste de las pruebas y lo que implica sobre todo cuando te desplazas. Suma la inscripción, hacer noche, comer fuera y el viaje… En más de una ocasión piensas, “no lo hago, ya haré otro más cerca”. Y acabas haciendo las mismas pruebas que otros años, cosa que mi, como os he dicho en alguna ocasión, no me acaba y prefiero conocer pruebas diferentes y descubrir otras situaciones. Sin embargo aún hay hueco para un triatlón económico y bien organizado. Si además le sumas que es el más viejo de España, uno de los más innovadores, con triatletas elite y profesionales, con mayor número de voluntarios y que te invitan a dormir y desayunar, comer y cenar el día de la prueba, pues qué ocurre… qué la gente quiere volver año tras año y las inscripciones se agotan en minutos.

Primera vez que compito (y ya os digo que no será la última) en el Triatlón de Fuente Álamo, el año pasado fui de oyente y me encantó, este año me tocaba asistir a clase y no lo dude. Conocido como el triatlón de los triatletas y argumentos ya veis que no le faltan. Desde el primer momento es inmejorable el ambiente que se vive, compañerismo entre los participantes compartiendo pabellón para dormir, piscina a tu disposición para entrenar o más bien soltar tensión, ayuda por parte de la organización y de los voluntarios en todo momento, el pueblo volcado en el ambiente… en fin, inmejorable.

 

Triatlón Fuente Álamo

Triatlón Fuente Álamo

Como os digo es mi primera participación, este triatlón tiene la particularidad de ser con transiciones disociadas (coges la bici en un Mazarrón y la dejas en Fuente Álamo, mérito de la organización pues no es nada fácil coordinar esto). La salida es desde una de las playas de Mazarrón, me resultó una natación rápida, algo accidentada porque salía en el grupo más numeroso y dispuesto a dar guerra y arañar posiciones y segundos, eso se traduce en golpes e incomodidad sobre todo al paso por la primera boya en el que sufrí un agarrón de esos que dices “no hace falta amigo”. Salí del agua en poco más de 12 minutos para los 750m y muy entero, neopreno fuera, está vez con el mío, y a la bici, como siempre os digo las transiciones las hago muy rápidas, las tengo interiorizadas y en un triatlón corto puedes ganar mucho. Al subir a la bici me encontraba con fuerzas así que empecé a tirar con comodidad superando compañeros (para mi no son rivales), venían 11km de subida, me habían dicho que era pesadita, más aún por el calor, el primer trago de agua fue horroroso, no lo esperaba y el agua estaba caliente, llevaba dos horas en la bici, pues la salida femenina era 45′ antes que la nuestra. Por lo visto como iba avisado, la subida se me hizo corta y bastante comoda esperando encontrar más dureza, eso es buena señal. A partir del km11 venían 4 de bajada bastante técnica y 9 de falso llano para llegar a Fuente Álamo, me junté con un buen grupo entre los que tenía un par de amigos, gracias a ellos y a la buena coordinación hicimos un gran parcial en bici, ya no recordaba lo que era competir con draft (ir a rueda o en pelotón), ellos me empujaron a seguir el ritmo cuando iba seco, cuando pensaba que me quedaba y perdía el ritmo, no tenía nada más que sacar de mi cuerpo y solo pensaba en llegar a meta pero también me decía “a ver quien corre ahora después de este apretón!”. De nuevo transición rápida, esta vez en Fuente Álamo. Y si, al parecer quedaban algo de fuerzas para correr, me encontré con fuerzas, realizando una buena primera vuelta y una mejor segunda, se nota que estoy entrenando para larga distancia y el cuerpo es diesel.

 

Triatlón Fuente Álamo

Al tiempo se deben quitar los 30′ desde la salida elite (aunque el tiempo es lo de menos, lo importante es la cara de la siguiente foto)

 

Conclusión: Algo más que satisfecho en mi debut en Fuente Álamo, triatlón duro por la rápido que se va y el nivel de los compañeros, las pulsaciones fueron disparadas desde el primer momento, sabía que iba a ello y disfrute esos momentos de agonía.

 

Triatlón Fuente Álamo
Agradecer de verdad a la organización, voluntarios y patrocinadores la pasión que ponen a este triatlón. Y sobre todo a Melones El Abuelo y el apoyo que me dan con su campaña Los Retos del Abuelo. Fue un lujo compartir este fin de semana, pero la llegada a meta compartiendo buenos momentos con amigos!

 

Triatlón Fuenteálamo, nos vemos el año que viene.

Retos del Abuelo, esto no ha hecho más que empezar.

#hazloporti, seguimos!